September 25, 2021

MIPS5

Noticias en español para ti!

Enanas blancas como el polvo de planetas similares a la Tierra muertos encontrados en la atmósfera

El polvo de planetas similares a la Tierra muertos se encuentra en la atmósfera de cuatro enanas blancas cercanas, el centro de una estrella muerta comparable a nuestro Sol.

Un equipo de la Universidad de Warwick descubrió capas externas que contienen 300,000 gigatoneladas de escombros de roca, incluidas 60 gigatoneladas de litio y 3,000 gigatoneladas de potasio.

Los investigadores también encontraron rastros de sodio y calcio, lo que sugiere que el resto provino de planetas muertos con superposiciones similares a las que se encuentran en la Tierra y Marte.

Este descubrimiento no solo hizo que los astrónomos vieran superposiciones planetarias en la atmósfera de las enanas blancas por primera vez, sino que también revela que sistemas solares como el nuestro existen desde hace miles de millones de años.

Desplácese hacia abajo hasta el video

Los astrónomos han descubierto capas externas que contienen 300.000 gigatoneladas de escombros rocosos, incluidas 60 gigatoneladas de litio y 3.000 gigatoneladas de potasio.  Los investigadores también encontraron trazas de sodio y calcio.

Los astrónomos han descubierto capas externas que contienen 300.000 gigatoneladas de escombros rocosos, incluidas 60 gigatoneladas de litio y 3.000 gigatoneladas de potasio. Los investigadores también encontraron trazas de sodio y calcio.

Como nuestro propio sol, las estrellas forman enanas blancas después de haber agotado su combustible nuclear.

Al final de su combustión atómica, la estrella expulsa sus objetos externos, formando una nebulosa planetaria, que es una capa de gas y polvo.

Aquí la estrella se convierte en una gigante roja y finalmente, en una enana blanca.

Sin embargo, durante el proceso, la estrella puede destruir cualquier cosa y todo lo que la rodea.

Este descubrimiento no solo hizo que los astrónomos vieran superposiciones planetarias en la atmósfera de las enanas blancas (stock) por primera vez, sino que también revela que sistemas solares como el nuestro han existido durante miles de millones de años.

Este descubrimiento no solo hizo que los astrónomos vieran superposiciones planetarias en la atmósfera de las enanas blancas (stock) por primera vez, sino que también revela que sistemas solares como el nuestro han existido durante miles de millones de años.

El equipo dirigido por Warwick analizó datos de más de 1.000 estrellas enanas blancas cercanas del telescopio Kia de la Agencia Espacial Europea (ESA) cuando encontraron una señal inusual de una enana blanca en particular.

Mediante espectroscopía, el equipo analizó la luz de cada estrella en diferentes longitudes de onda.

Esto les permitió detectar elementos que acechan en la atmósfera de la estrella.

Los científicos también han estudiado 30.000 espectros de enanas blancas del Sloan Digital Sky Survey publicado durante los últimos 20 años.

La señal coincidía con la longitud de onda del litio y los astrónomos pronto descubrieron tres enanas blancas más con la misma señal, una de las cuales se encontró con potasio en su atmósfera.

Al comparar los niveles de litio y potasio con otros elementos que encontraron, como sodio y calcio, encontraron que la proporción de los elementos coincidía con la composición química de la superficie de planetas rocosos como la Tierra y Marte (Fig.).

Al comparar los niveles de litio y potasio con otros elementos que encontraron, como sodio y calcio, encontraron que la proporción de los elementos coincidía con la composición química de la superficie de planetas rocosos como la Tierra y Marte (Fig.).

Se cree que cuatro enanas blancas quemaron combustible hasta hace 10 mil millones de años, y puede ser una de las enanas blancas más antiguas que se hayan formado en nuestra galaxia.

Al comparar los niveles de litio y potasio con otros elementos que encontraron, como sodio y calcio, encontraron que las proporciones de los elementos coincidían con la composición química de la superficie de planetas rocosos como la Tierra y Marte. Las capas externas del gas de la estrella durante 2 millones de años.

El Dr. Mark Hollands, autor principal del Departamento de Física de la Universidad de Warwick, dijo: “En el pasado, hemos visto todo tipo de cosas, como el manto y el objeto principal, pero no estamos seguros de la superficie del planeta.

“El litio y el potasio son buenos indicadores de los productos de la corteza, no en altas concentraciones en el manto o el centro”.

“Ahora que sabemos qué firma química se necesita para detectar estos elementos, tenemos la oportunidad de ver numerosas enanas blancas y encontrar más de ellas. Al observar la distribución de esa firma, podemos ver con qué frecuencia encontramos estas superposiciones planetarias y cómo se compara con nuestras predicciones. ‘

El tamaño de los objetos de la corteza descubiertos que orbitan alrededor de cuatro estrellas es similar al de los asteroides que se encuentran en nuestro propio sistema solar.

Esta información llevó a los astrónomos a sugerir que la corteza evaporada de un planeta estaba rota y no los restos de un planeta entero.

“Según lo entendemos, la formación de rocas ocurre de manera similar en diferentes sistemas planetarios”, dijo el Dr. Holland.

Inicialmente, se forman a partir de un compuesto material similar a una estrella, pero con el tiempo esos materiales se separan y terminas con diferentes compuestos químicos en diferentes partes del planeta. ‘

“En un momento podemos ver que estos objetos están sujetos a diferenciación, donde la estructura es diferente de la estructura inicial de la estrella”.

“La mayoría de las estrellas ordinarias como los planetas Sun Harbour ahora se conocen bien, pero ahora también es posible ver la frecuencia de diferentes tipos de objetos”.

¿Qué le pasa a la tierra cuando el sol muere?

Dentro de cinco mil millones de años, se dice que el Sol se ha convertido en una estrella gigante roja cien veces más grande que su tamaño actual.

Eventualmente, el gas y el polvo serán expulsados, creando su “envoltura” que representa la mitad de su tamaño.

El núcleo se convierte en una pequeña estrella enana blanca. Brillará durante miles de años y la envoltura brillará para crear una nebulosa planetaria en forma de anillo.

Dentro de cinco mil millones de años, se dice que el Sol se ha convertido en una estrella gigante roja cien veces más grande que su tamaño actual (foto de archivo)

Dentro de cinco mil millones de años, se dice que el Sol se ha convertido en una estrella gigante roja cien veces más grande que su tamaño actual (foto de archivo)

Si bien esta transformación cambiará el sistema solar, los científicos no saben qué pasará con la tercera roca del sol.

Ya sabemos que nuestro sol será más grande y brillante para que destruya cualquier vida en nuestro planeta.

Pero no está claro si el centro rocoso de la Tierra sobrevivirá.