September 24, 2021

MIPS5

Noticias en español para ti!

Poner fin a la deuda del saqueo en Nuevo México

Capitolio del estado de Nuevo México
Eddie Moore | Diario de Albuquerque

Una de las prioridades clave de la actual sesión legislativa es ayudar al pueblo de Nuevo México a recuperarse de la emergencia económica y de salud pública sin precedentes que enfrentaron el año pasado. Este paquete de recuperación debería poner fin a los préstamos abusivos que empeoran la situación de muchas familias.

Nuevo México aprueba y aprueba el Proyecto de Ley 66 del Senado, financiado por el Senador Bill Souls (Las Cruz), la Senadora Katie Duhik (Albuquerque), la Delegada Susan Herrera (de-Española) y la Delegada Gail Armstrong (R-Magdalena). Grisham para reducir la tasa de interés máxima del estado sobre préstamos pequeños del 175 por ciento al 36 por ciento.

El copatrocinador del proyecto de ley es Gail Armstrong.

El Senado aprobó el proyecto de ley 25-14, pero desafortunadamente, en su comité final de la Cámara, el proyecto de ley fue enmendado para aumentar el límite de la tasa de interés del 36 por ciento al 99 por ciento. Ahora estamos instando al consejo a recuperar el 36 por ciento del tope.

Cuando Think New Mexico publicó nuestro informe sobre cómo poner fin al saqueo de la deuda el otoño pasado, muchos nuevos mexicanos se sorprendieron al saber que los prestamistas en nuestro estado nos permiten cobrar tasas de interés de hasta 175 por ciento por año, una de las tasas más altas permitidas en cualquier parte del país. .

Al reducir ese límite al 36 por ciento, el Proyecto de Ley 66 del Senado restaurará Nuevo México a una ley que ha funcionado bien durante décadas.

A mediados de la década de 1950, la Legislatura y el Gobernador de Nuevo México aumentaron las tasas de interés de los préstamos anuales a no más del 36 por ciento. Esta ley protege a los consumidores al tiempo que permite el acceso a una mayor cantidad de crédito. Desafortunadamente, a fines de la década de 1970, Estados Unidos entró en un período de inflación de dos dígitos, que elevó las tasas de interés más allá de los límites establecidos por las leyes de intereses de muchos estados, incluido Nuevo México.

En respuesta, a principios de la década de 1980, la legislatura y el gobernador abolieron los topes a las tasas de interés para todo tipo de deuda, y los acreedores saqueadores inundaron Nuevo México. Según el último recuento, había 561 prestamistas comerciales en nuestro estado: uno por cada 3,819 nuevos mexicanos. En contraste, hay un McDonald’s por cada 23,298 nuevos mexicanos.

Estos prestamistas depredadores, el 85 por ciento de los cuales están fuera del estado, están sacando cientos de millones de dólares de nuestra economía local y empujando a las familias en apuros a una trampa de deuda en la que tienen que elegir entre mantener los pagos del crédito y poner comida en la mesa. .

En 2006, el Departamento de Defensa reconoció que el saqueo de la deuda afecta la seguridad nacional porque muchos miembros del ejército están sumidos en una deuda de alto interés. Por lo tanto, el Congreso aprobó la Ley de Crédito Militar, que establece las tasas de interés de los préstamos anuales para los miembros del servicio militar y sus familias en un 36 por ciento. Esta ley federal ya protege a 17,741 miembros en servicio activo, de la Guardia Nacional y de la reserva en Nuevo México.

Los estados comenzaron a promulgar leyes similares. Argumentaron que cada vez que se aprobaba una de estas leyes, los prestamistas más caros agotarían el acceso al crédito y enviarían a los prestatarios a préstamos en línea no regulados.

Sus argumentos son falsos.

  • Encuesta tras estudio muestra que los prestatarios en estados con topes de tasas de interés del 36 por ciento han mantenido el acceso al crédito a través de una variedad de opciones asequibles.
  • Préstamos de cooperativas de ahorro y crédito (de las cuales hay 41 con 142 puestos en Nuevo México) e instituciones financieras de desarrollo comunitario (de las cuales 17 están en Nuevo México);
  • Préstamos para empleadores de compañías como TrueConnect que ya brindan acceso a crédito asequible a 16,000 nuevos mexicanos;
  • Pequeños prestamistas responsables de prestar y hacer al 36% APR.

Los defensores del Proyecto de Ley 66 del Senado incluyen una serie de organizaciones sin fines de lucro y los gobernadores de Albuquerque y Los Cruces, McKinley y el condado de Valencia, el Consejo All-Pueblo y la Nación Navajo.

El nuevo mexicano es elegible para un préstamo razonable a una tasa razonable. Visite el sitio web Think New Mexico (www.thinknewmexico.org) para ponerse en contacto con su senador y representante estatal, apoyar el Proyecto de Ley 66 del Senado y aumentar las tasas de interés anuales sobre préstamos pequeños al 36 por ciento.

Christina G. Fisher, director asociado, Think New Mexico